Creepypastas


Holaa! Como andan? Yo bien, despierta a la noche, que raro xDD. Okas, ¡¡se viene haloween!! :D y mi amiga hará una fiesta y no sé de que disfrazarme T-T Bueno, en fin, les traje algunos creepypastas que recopilé para los que están aburridos y quieren un poco de terror xD. Bueno eso nada más :) Si se asustan mucho no es mi culpa! e.e xd Nos vemos saludos a todos!

El usuario g00gle_240394
[resumo que esta es un poco larga, por eso les dejo el link]

Tenía yo dieciséis años cuando comencé a trabajar. Mi primer trabajo fue en un cibercafé en el cual trabajaba un amigo, gracias a él entré a ese lugar. Él estuvo enseñándome todo lo que debía saber por algunas semanas; después de ese lapso de tiempo dejó el trabajo y me quedé solo por casi dos meses. En ese transcurso de tiempo recuerdo un día muy peculiar, cuando conocí a un usuario llamado g00gle_240394. El nombre me extrañó un tanto, pues llevaba la palabra Google escrito con dos ceros sustituyendo las o, pero supuse que sólo era alguien aburrido, porque lo primero que me dijo fue, «¿Qué estás haciendo?».

Antes de contestar miré a mi alrededor, pues el chat por el cual me comenzó a hablar era el que controlaba los ordenadores en el cibercafé. Los usuarios del servicio usaban ese chat casi nunca, sólo lo ocupaban algunos tímidos para enviar mensajes como «¿Puedo mandarte a imprimir?» o «¿Me permites usar tu baño?». Normalmente, el chat lo ocupábamos los que estuviéramos de encargados para avisarles que íbamos a cerrar o alguna cosa por el estilo. El local estaba casi lleno, pero el mensaje fue enviado desde una máquina que el PC del administrador (es decir, yo) no reconocía. La ventana del chat se veía algo así:
x.x

En el espejo

Por lo general duermo profundamente, pero esa noche la tormenta que se estaba desatando afuera no me permitía conciliar el sueño. Cuando empezaba a dormitar, otro trueno me levantaba. Este ciclo se repitió la mayor parte de la noche, por lo que permanecí despierto y atento, viendo al cuarto iluminarse antes de que fuera invadido por las sombras de nuevo. Mis ojos se movían de un objeto a otro, hasta que llegué al espejo adyacente a la cama.

De pronto hubo un destello de luz, y el espejo se iluminó. Por menos de un segundo, el espejo mostró docenas de rostros, siluetas dentro de su marco, bocas abiertas y ojos ennegrecidos. Ellos miraban directamente hacia mí, con sus pupilas negras fijas sobre mi rostro. Y luego había pasado. ¿Estaba seguro de lo que vi? Intranquilo, no logré dormir por el resto de la noche.

A la mañana siguiente quité el espejo de la pared y lo tiré a la basura. No me importaba si la visión que había tenido fue real o no, quería deshacerme de ese espejo. De hecho, quité cada espejo de la casa.

Pasaron varias semanas y el suceso de aquella noche se había desvanecido de mi mente. Estaba pasando la tarde en la casa de un amigo y tenía que usar el baño. Mientras estaba ahí, el grifo se abrió sin que lo tocase y el agua comenzó a correr. Desconcertado, no hice nada en ese momento, más que tratar de razonar la paranoia. El agua comenzó a echar vapor y una capa de humedad cubrió el espejo. Miraba atentamente mientras las palabras se formaban: «Por favor, vuelve a poner los espejos. Extrañamos verte dormir».

x.x

El dvd
La próxima vez que vayas por una película, asegúrate de buscar una que te recomendaré y que te traerá recuerdos increíbles. No hay otro video como éste, y es imposible duplicarlo. Puede aparecer en cualquier parte del videoclub. Puede estar en cualquier estante, en cualquier género, en manos de cualquier persona. Su cubierta es totalmente negra, y se titula Tú.
Una vez que encuentres el video, no lo abras. Ve a la recepción a parar por la renta. El encargado seguramente te mirará extrañado, y tal vez dirá, «Oh… ése…».
Lleva el video a casa. Puedes tener la tentación de ver el DVD, pero procura no hacerlo.
A media noche, coloca el sofá frente a tu televisor y asegúrate de que nadie más esté contigo. Asegúrate de que todo lo que se vea sea oscuridad, y que el único ruido que se oiga sea el latido de tu corazón.
Reproduce el DVD. El video contiene todo el conocimiento de tu pasado, presente y futuro. Al pasar las escenas, irás viendo eventos pasados hasta llegar a los acontecimientos actuales. Detenlo una vez que llegues al final de los eventos actuales; sabrás en qué parte detenerte cuando te veas a ti frente al televisor, mirando el video.
Antes de pasar a ver los acontecimientos futuros, piensa si realmente quieres saber sobre el futuro.
Si decides no ver más, quita el DVD, déjalo en el suelo de tu armario y vete. Asegúrate de guardar el DVD en el armario. Por la mañana te darás cuenta de que se ha ido.
Pero si decides ver los acontecimientos futuros, deja correr el siguiente episodio. Es extremadamente importante que no grites cuando veas la escena de tu muerte. No quites la vista del televisor cuando te veas siendo arrastrado a las oscuras profundidades de lo que una vez fue tu armario. No parpadees cuando te veas siendo desgarrado por una bestia infernal, y el DVD maldito tirado en el suelo, junto a tus miembros amputados. En ese momento el video terminará.
Ah, y no te asustes cuando sientas el aliento de la bestia acariciar tu cuello.
x.x
Errores
Haz cometido muchos de ellos.
Pero siempre te las has arreglado para escapar de las consecuencias, hasta ahora. ¿Conoces ese destello por el rabillo del ojo, ya sabes, ese movimiento en la visión periférica fuera del alcance de la vista? Y luego, cuando volteas a ver, no hay nada ahí. Ésa ha sido una de las ocasiones en que has cometido un error.
¿Esa sensación escalofriante de que estás siendo observado, de que cerca hay algo oscuro y siniestro que puede verte? Es una advertencia, decenas de miles de años de instinto que corren por tu cuerpo te dicen que estás a punto de cometer un error.
¿Y ese inexplicable golpe, aquel corte fresco que no recuerdas haberte hecho, esas veces que despiertas sudando, gritando y respirando como si acabaras de correr un maratón y no sabes por qué? Ésas son las veces en las que casi te atrapan.
¿Qué son? Bueno, es difícil de explicar, imagina tratar de explicarle a un ciego el color rojo. No se puede explicar realmente, tienes que experimentarlo por ti mismo. Y no querrás experimentar eso. Te puedo decir que para ellos eres sólo una cosa: comida. Y pueden mantenerte vivo durante un buen rato mientras comen.
Probablemente has escuchado al menos un sonido inexplicable mientras lees esto. Tal vez no sea nada; pero a veces, es uno de ellos tratando de abrirse paso, de encontrarte. Pero no lo harán, no, a menos que cometas un error. Y cuando lo cometes es como agitar un pedazo de carne frente a una manada de lobos hambrientos. A veces ellos no reaccionan lo suficientemente rápido, a veces sí. Han habido tantas desapariciones sin resolver en cada siglo, que es difícil saber cuántas de esas personas fueron víctimas de su propia especie y cuántas simplemente cometieron demasiados errores.
Verás, cuando la gente está más preocupada por cometer errores es cuando más tienden a estropearlo todo. ¿Y cuáles son esos errores que se pueden cometer? Si te lo dijera, te asegurarías de no cometerlos más, y eso sería una verdadera lástima.
Casi te atrapamos la última vez.
x.x
Sola hasta tarde
Odiaba ser la última en irse a dormir. Nunca supe por qué, pero ver mi casa en silencio, con los corredores callados y la tenue luz de luna que se filtraba por las persianas me era una experiencia desagradable.
El asunto era todo un tema en mi casa: cada vez que de pequeña me desvelaba, mi padre tenía que quedarse conmigo hasta que me durmiese. Ya más crecida, comprendí que no debía ser tan egoísta e instalé un viejo televisor en mi habitación para aliviar la desesperación que sentía en esas noches en vela. Sin embargo, cada vez que los sonidos de la casa se iban apagando, me apresuraba a dejar lo que fuese que estuviera haciendo y me acostaba a dormir.
Las carreras por no ser la última despierta se prolongaron hasta una noche de marzo. Ya había cumplido mis 17 años y había ingresado a la universidad hacía poco. En ese momento decidí que debía crecer. Aprovechando la proximidad de un examen parcial, decidí enfrentar mis miedos pasando la noche despierta y sola, pero estudiando. Preparé café, compré algo para comer, desplegué mis libros sobre la mesa de la cocina y comencé. Afortunadamente para mis nervios, esa noche todos habían decidido trasnochar: las luces de los pasillos se prendían y apagaban, mis hermanos caminaban por las habitaciones, los televisores estaban encendidos. Todo este movimiento calmó mis ansias y, agradeciendo la familia comprensiva que tenía, pude concentrarme plenamente.
Alrededor de las 3 a.m., el movimiento cesó un poco. Lo supuse normal, porque mis hermanos tenían escuela al día siguiente y papá trabajaba. Mamá seguía despierta, porque de la habitación contigua se escuchaban murmullos (a ella le encanta leer en voz alta, pero esa noche seguramente mantenía la voz baja porque no quería distraerme).
A las cinco, decidí terminar e irme a dormir. Pude oír que mamá seguía leyendo en el cuarto contiguo. Sin abrir la puerta, le dije, «Hasta mañana, disfruta la lectura».
Caminé por el pasillo, la luz se apagó tras de mí. «¡Mamá siempre se anticipa a mis movimientos!», pensé.
Cuando llegué al cuarto de mis padres, para mi sorpresa, me encontré en la puerta con mi madre, quien con cara de dormida se frotaba los ojos. Entre bostezos, me dijo:
—¡Qué bueno que hayas perdido tu miedo a quedarte sola! Nos fuimos a dormir temprano ayer, a eso de las once, para no molestarte. Estabas tan concentrada que ni nos animamos a decirte buenas noches.
x.x
Ruidos
Te despierta un ruido ahogado a la mitad de la noche.
Sientes que algo extraño sucede.
Sales sigilosamente de tu cuarto, asomándote al pasillo oscuro.
Caminas de puntas y lentamente, pegado a la pared.
Llegas a la puerta. Te asomas.
La cama de tus padres está vacía.
La maldita paranoia, causada por leer creepypastas y ver películas de terror, te obliga a cerciorarte de que no haya sangre que indique que algo les sucedió.
La cama está tendida, y limpia.
Encuentras una nota de tu madre en la cómoda.
En la nota te explican que los invitaron a una cena de último momento y llegarán tarde.
Te relajas, sonriendo por tu imaginación.
Decides acostarte en su cama y esperarlos ahí.
Te avientas al colchón.
Acomodas las almohadas de plumas exóticas que tus papás no te compran a ti.
Sientes las colchas frescas y te envuelves entre ellas mientras te acomodas boca arriba.
Miras al techo.
Los cuerpos de tus padres están brutalmente clavados a la trabe.
Gritas, pero tu grito es callado con una almohada…
x.x

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta con respeto ^-^

¡Gracias por tu comentario!

Emojis:
(∩ω∩) | (>△<) | (>▽<) | (⊙▽⊙) | (╯ω╰) | (☆▽☆) | (≧ω≦) | ≡(▔﹏▔)≡ | ( ̄(エ) ̄) | (・∀・ ) | (ノ◕ヮ◕)ノ*:・゚✧ | (^▽^) | (¬_¬) | ✖‿✖ | (¬‿¬) | (─‿‿─) | (~ ̄▽ ̄)~ | (︶ω︶) | (+_+) | (。♥‿♥。) | (✿ ♥‿♥) | ●ᴥ●

Simbolos:
☺♥♫△☆ღ